Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio

Recordando los orígenes (1)

Viajera peninsular
cómo te has aplatanado,
qué sinsonte enamorado
te dio cita en el palmar.
Dejaste viña y pomar
soñando caña y café,
y tu alma española fue
canción de arado y guataca
cuando al vaivén de una hamaca
te diste al Cucalambé.

El Indio Naborí

EL SIGLO XV

“Décima es una estrofa de diez versos preferentemente octosilábicos, cuyas variantes de mayor difusión han sido la copla real en los siglos XV y XVI y la espinela a partir del XVII. [...]es el único molde hispánico de origen "culto", que encontró gran aceptación en las poesías escrita y oral. Es, asimismo, un puente cultural entre naciones que se expresan en español y portugués, una manifestación identitaria, un rasgo común de la lírica hispano-lusitana."

Virgilio López Lemus

Vicente Espinel

Mucho se ha hablado, en la bibliografía y los círculos especializados, de los orígenes de esta estrofa que se denomina –sin discusión– DÉCIMA (o Decena). Para el presente comentario, nos basaremos en una fuente altamente autorizada, se trata del libro La décima renacentista y barroca, del conocido poeta y destacadísimo investigador cubano Dr. Virgilio López Lemus (Fomento, 1946), quien ha dedicado sus mayores energías al estudio de la décima. Este autor inicia su libro expresando: “Décima es una estrofa de diez versos preferentemente octosilábicos, cuyas variantes de mayor difusión han sido la copla real en los siglos XV y XVI y la espinela a partir del XVII”. Luego afirma que comúnmente se ha cultivado con diversidad de tres a cinco rimas consonantes y disímiles distribuciones o fórmulas derivadas de ellas.

En la Península Ibérica, cuna indiscutible de la décima, se produjo, en alto grado, la interacción de las formas poéticas, ya que no solo se produce, por la vía de las lenguas romances, con el latín y el griego, sino también con el árabe. Sin embargo, como afirma López Lemus, la décima es una estrofa “con suerte”, por ser hispánica y haber nacido cuando ya existía el idioma español, aún cuando tiene antecedentes latinos, árabes, galaico-portugueses y provenzales, durante su lapso formativo esencial en los siglos XV-XVI.

Como se dijo antes, la décima, desde sus orígenes, ha asumido diversas variantes en su estructura, pero a partir de 1591 –fecha en que Vicente Martínez Espinel dio a conocer sus “Redondillas” en su libro Diversas rimas– y por la popularidad que alcanzó la fórmula propuesta por él, sobre todo a instancias del poeta (que lo llamó “maestro”) Lope de Vega, se le comenzó a llamar espinela, nombre que –erróneamente– se le ha dado a todo tipo de décimas. Sin embargo, es necesario dilucidar bien esta confusión. Entre las disímiles formas decimísticas, solamente hay dos que tienen nombre propio: la espinela y la copla real, pero no debe confundirse el término décima con espinela .

Otra cuestión que debe ser aclarada es que tampoco podemos asociar categóricamente a la décima con el verso octosílabo ni con la rima consonante –si bien lo más común es que se emplee el octosílabo, por ser el verso español por excelencia, y la rima consonante– también existen décimas asonantadas y en otros metros.

El autor de la fuente citada anteriormente subraya que las estrofas que guardan mejor relación con el origen de la décima son el zéjel 1 y el villancico 2. De este último asevera:

“El villancico fue muy usual en el siglo XV y en la eliminación de su estribillo pudo muy bien relacionarse con la décima. En América fue sustituido en el canto popular por la décima espinela, al parecer a partir del siglo XVIII”. El zéjel y el villancico provenían, a su vez, de otras estructuras estróficas como algunas jarchas 3 y cantigas 4.

El siglo XV “es la etapa del crisol de la estrofa de diez versos, que ya puede comenzar a llamarse décima”. Aunque la décima surge entre los poetas “cultos” de los siglos XV-XVI, sus antecedentes “se limentan también de la creatividad popular”.

López Lemus deja bien claro que las más de 40 fórmulas decimistas del siglo XV deben ser consideradas como variantes y no como experimentos en busca de una fórmula única. Los poetas utilizaban la estrofa a la par que otras –lo que ocurre también con Espinel– y ésta no tenía un papel protagónico en la poesía escrita. El autor expresa:

"La especificidad decimista (espineliana) es un fenómeno propio del Siglo de Oro 5, del Manierismo 6 y del Barroco 7; resultó asimismo una reivindicación de un metro autónomo y el descubrimiento de una fórmula graciosa, suficientemente compleja, y a la par de relativa facilidad compositiva y gran musicalidad, capaz de encerrar, como el soneto, un poema completo en su estructura."

Entre los autores de la décima en el siglo XV pueden ser mencionados: A. A. de Villadandino (alrededor de 1445 y Cancionero de Baena ), Álvaro de Luna, Juan de Mena, El Marqués de Santillana y Gómez Manrique.

Algunas mujeres también figuran en esa nómina : muy famosa fue Marina Manuel –dicen que nieta de Juan Manuel, literato del siglo anterior–, que aparece en el Cancionero general y otros Cancioneros .

También en el Cancionero general aparece Florencia Pinar, quien también escribió glosas en coplas reales. Isabel Vega, fue una poetisa madrileña que residió largos años en la Corte y escribió coplas reales (entre otros) en tiempos de Carlos V y de Felipe II.

El surgimiento de la décima resulta un momento importante en la evolución de la lírica en lengua española, y un hito dentro del estrofismo octosilábico, cuyo enlace entre las llamadas poesías “culta” y “popular” era entonces, y sigue siéndolo hoy, muy fuerte.

Finalmente, quisiera afirmar –con López Lemus– que la décima es el único molde hispánico de origen “culto” que encontró aceptación en las poesías escrita y oral. Es un puente cultural entre las naciones que se expresan en español y portugués, una manifestación identitaria, y un rasgo común de la lírica hispano-lusitana, aunque en cada país presente particularidades que la distinguen.

Mariana Pérez Pérez / Santa Clara, 21 de septiembre,2007

BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS:

LÓPEZ LEMUS, VIRGILIO. La décima renacentista y barroca . ­– La Habana : Ed. Pablo de la Torriente, 2002.

1zéjel. (Del ár. hisp. zajál , canción en dialecto, y este del ár. clás. za g al , algazara, alboroto gozoso). m. Composición estrófica de la métrica española, de origen árabe. Se compone de una estrofa inicial temática, o estribillo, y de un número variable de estrofas compuestas de tres versos monorrimos seguidos de otro verso de rima constante igual a la del estribillo.

2villancico. (De villano ). m. Canción popular breve que frecuentemente servía de estribillo. || 2. Cierto género de composición poética con estribillo. || 3. Canción popular, principalmente de asunto religioso, que se canta en Navidad y otras festividades.

3jarcha. (Del ár. jarya , salida). f. Canción tradicional, muchas veces en romance, con que cerraban las moaxajas los poetas andalusíes árabes o hebreos.

4cantiga o cántiga. (Etim. disc.). f. Antigua composición poética destinada al canto. || 2. ant. cantar ( breve composición poética).

5Siglo de oro (literatura) , término que implica una época de esplendor literario, político y militar. Los escritores del siglo XVI y de comienzos del XVII fueron conscientes muchas veces de estar viviendo una época de esplendor en todos los ámbitos, pero sólo ocasionalmente se sirvieron de la expresión “siglo de oro” para referirse a ella.

6manierismo. (Del it. manierismo ). m. Estilo artístico difundido por Europa en el siglo XVI , caracterizado por la expresividad y la artificiosidad.

7barroco, ca. (Del fr. baroque, y este resultante de fundir en un vocablo Baroco , figura de silogismo, y el port. barroco , perla irregular). adj. Se dice de un estilo de ornamentación caracterizado por la profusión de volutas, roleos y otros adornos en que predomina la línea curva, y que se desarrolló, principalmente, en los siglos XVII y XVIII . || 2. Excesivamente recargado de adornos. || 3. m. Período de la cultura europea, y de su influencia y desarrollo en América, en que prevaleció aquel estilo artístico, y que va desde finales del siglo XVI a los primeros decenios del XVIII. ORTOGR. Escr. con may. inicial.

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

Anterior Siguiente