Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio

Noticias de la tertulia
diciembre 2012

zaballa

Raúl Zaballa y su grupo en la Uneac
(Foto de archivo: Eridanio Sacramento Ramos)

«Música y poesía: la herencia hispánica
(del Renacimiento al siglo XXI)»

Por: Raúl Zaballa Véliz
(Director «Cátedra Studio»)

Siempre me llamó la atención la poca importancia que se le reconoce (de forma objetiva al menos) a la música española y su huella en la cultura nuestra, y aunque siempre se menciona, está en clara desventaja promocional con su hermana menor llegada del África; y no digo «menor» refiriéndome a la importancia que pueda tener cada una de ellas, sino señalando la edad como punto esencial a la hora de buscar respuestas.
Según Francisco López Segrera, premio de ensayo «Enrique José Varona», Uneac 1968, los primeros esclavos africanos llegan a Cuba en el año 1524, sin embargo los españoles, como es archiconocido, lo hacen treinta y dos años antes, el 27 de octubre de 1492, trayendo con ellos sus costumbres y su música. Treinta y dos años antes, si damos por sentado que los colonizadores comienzan a mezclarse con las mujeres aborígenes de la Isla de forma inmediata, es lógico pensar que en 1524 existía al menos una generación de criollos nacidos en Cuba con una cultura (incipiente quizás) con características que, en un futuro se definiría como  cubana.

En una conversación sostenida con Mariana, yo le plantee estas inquietudes y ella de inmediato me abrió de par en par las puertas a un caudal inmenso de información que venía a responder mis interrogantes. Esta tarde presentaremos un programa pequeño integrado por villancicos compuestos en el siglo XVI por el patriarca del teatro renacentista español Juan del Encina, donde se podrá reconocer de forma muy clara las influencias en la décima.

[Ver los villancicos... Pág. 2]

VILLANCICO

Canción popular («Cantiga de villanos») típica de la Edad Media española. Durante los siglos XV y XVI se usó generalmente para tatar asuntos amorosos o religiosos, y con la misma temática subsistió en lo sucesivo. Durante el Siglo de Oro se utilizó esta estructura para tratar temas satíricos, cuyo empleo luego decayó.

López Lemus, Virgilio. Métrica, verso libre y poesía experimental de la lengua española, Editorial José Martí, 2008.

GRAN TERTULIA DE FIN DE AÑO (2012)

Por: Mariana Enriqueta Pérez Pérez

Con el tema «Música y poesía: la herencia hispánica (del Renacimiento al siglo XXI)», se anunció «La décima es un árbol» para el 21 de diciembre. Por vez primera invitamos a músicos que no incursionan en los géneros tradicionales cubanos, nunca antes se nos había ocurrido relacionar a la décima con la llamada música antigua.
Un tiempo antes, cuando el Maestro Raúl Zaballa Véliz, director de Cátedra Studio y la Joven Música Antigua, se percató (empíricamente) de la cercanía entre el villancico renacentista y la décima, vino a pedirme información. Se la ofrecí y pactamos este encuentro en la tertulia.
Después de los saludos y presentaciones, momento en el que anuncié que Raúl Zaballa acababa de ser admitido en el Grupo Latinoamericano de Música y Cultura en el Renacimiento, por haber presentado el trabajo del cual nos hablaría esa tarde, Cátedra Studio interpretó «¡Ay! Linda amiga» (villancico anónimo, siglo XVI). Ello dio pie a la presentación del asunto central:  Zaballa comentaba el texto de los villancicos y yo explicaba fragmentos ( tomados de los libros La décima renacentista y barroca (2002) y Métrica, verso libre y poesía experimental de la lengua española (2008), de Virgilio López Lemus) acerca de la décima y sus antecedentes, del poeta-músico Juan del Encina, y de la  estructura estrófica, la métrica y la rima de cada uno de los temas que ejecutaba el grupo. Para no hacer tediosa la disertación se intercalaban las piezas musicales (cantando Zaballa), así como décimas improvisadas por José Manuel Silverio León con Yasel Giralt acompañándolo en el laúd. Además, Olimpia Pombal y yo leímos glosas con redondillas del siglo XVI.1

laflechainesperada

La flecha inesperada (fragmento)

Siempre tienes la rama preparada
para la rosa justa; andas alerta
siempre, el oído cálido en la puerta
de tu cuerpo, a la flecha inesperada
.
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
La incógnita del río, paralela
con la sombra que mata por acoso,
duele tanto en la piedra y el sollozo,
que el cauce en angostura se desvela.
¿Cómo logras que el río no te duela
si en el curso te borra la cascada?
A veces —con el río de carnada—
niegas la mordedura de su fuego
y, al injertar el río con tu juego,
siempre tienes la rama preparada.

Otros momentos —afines al tema central— fueron: el comentario de mi libro La flecha inesperada (homenaje a la poesía española, particularmente a la Generación del 27) por su editor, el poeta Sergio García Zamora; la presentación del Catálogo rimado Nº 61, que se dedica a Miguel de Cervantes y Saavedra; y «La pieza del mes», un óleo sobre metal del Barroco español titulado «La Sagrada Familia».
Pienso que la tertulia no pudo ser más coherente, en ella se conjugaron música, poesía y pintura, para ofrecer una panorámica de la herencia cultural hispana, desde el Renacimiento hasta nuestros días. Nada faltó, excepto más tiempo y un fotógrafo, para cerrar el año en que «La décima es un árbol» cumpliera cinco años de vida.

NOTA

1 Dichas glosas ya han sido publicadas en la Antología Isla de sal y misterios, glosas a «Juicio hallado y Trobado (Redondillas de 1510)», por Odalys Leyva Rosabal, en http://letras-uruguay.espaciolatino.com/

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

Anterior ...... Siguiente