Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio

MENSAJES RECIBIDOS
Opiniones acerca de la tertulia y del sitio "La décima es un árbol" y colaboraciones

ESPACIO AL MARGEN

La fuente El Niño de la Bota Infortunada, en el Parque Leoncio Vidal de Santa Clara, se ha convertido en un lugar amado por los villaclareños. Muchos poetas le han cantado. Reservo este espacio al margen para divulgar las décimas que se le dedican.

LA FUENTE

Hay un parque que prefiero
en mi ciudad, Santa Clara.
Aunque lejos me marchara
yo siempre diré: ¡Lo quiero!
Tiene un niño majadero
que se ha quitado una bota,
agua de la fuente brota
chorreando por el calzado,
pero el chico, malcriado,
simula que no lo nota.

En: Teresa Rubio González. Boquita de remolacha. Editorial Capiro, 2007, Santa Clara.

LA TRISTEZA DEL AGUA
Y EL NIÑO DE LA BOTA INFORTUNADA

La pobre agua está triste
recogida en el tazón
de este parquecillo urbano.
Es la media tarde: pasan
lentos los novios del brazo...
Un niño llora a lo lejos,
duerme un mendigo en un banco,
canturrea un organillo...

DULCE Mª LOYNAZ

Levanta un niño el zapato;
¿le gotea la imprudencia,
o martilla la impaciencia?
Hay señales a rebato.
Se oye trinar un silbato
y ondea el agua, que embiste
contra los bordes. Resiste
el niño un légamo viejo.
El agua perdió su espejo:
la pobre agua está triste.

¿Alguien ha visto el intento
marmóreo, cuando la fuente
muestra un halo diferente
como si flotara al viento?
¿Y será mármol? Presiento
que el niño es una razón
de fortaleza y unión
tras el chorro que se alarga
por la faz de un agua amarga
recogida en el tazón.

¿Quién remendará esa bota?
Me recuerda el niño, mudo,
al soldado que, desnudo,
carga a la nube –una gota
congela el párpado, brota
cuando siento que un hermano
sufre a lo lejos. La mano
izquierda palpa la hondura
y se escurre en la cintura
de este parquecillo urbano.

El sol desliza un reflejo
por la suela de su bota
como si fuera la nota
de un violín torcido y viejo.
El agua simula el dejo
de relojes, que se atrasan
cuando los tejados cazan
a gorriones persistentes.
Como mis años, las gentes
–es la media tarde– pasan.

Si el niño arropa delfines
y no caben en su fuente,
contemplará displicente
la carrera de patines.
A veces, mira confines;
en sus ojos, un chispazo
se estrella frente al ocaso
–o se diluye en la plaza–
mientras se van a la casa,
lentos, los novios del brazo.

La fuente sabe croar.
Sola, en la noche, desbroza
la hojarasca que la acosa.
El agua es verde. No es mar
ni arena. Sólo un pilar
sirve de brazo a los viejos
que dormitan, o, perplejos,
oyen venir el futuro.
Malcriado, y en lo oscuro,
un niño llora a lo lejos.

Mirar la fuente remite
a la distancia primera
como si el bronce cumpliera
un tiempo que se repite.
Este niño no compite
con las gárgolas, su flanco
no es de Roma, ni es un blanco
torso con perfil de griego...
Pero detiene su juego:
duerme un mendigo en un banco.

¿Con sus muros cuántas veces
tropezó un bastón de ciego?
¿Quién adivina en el fuego
la sal, los panes, los peces?
Hay gigantes pequeñeces
bailando frente al cuchillo.
Desde el zapato, un hilillo
triste cae por la ausencia,
y en la descalza inocencia
canturrea un organillo.

Mariana Pérez Pérez,
en Noche cálida en Santa Clara, Editorial Capiro, 2010

EL DUENDE DEL PARQUE

Por: Ricardo Riverón Rojas

En la ciudad vive un duende
mitad niño, casi un pez.
En su rostro alguna vez
yo vi la luz. Si él extiende
su casaca, se desprende
todo el azul sobre un barco
de papel. Desde su marco
sueña el bribón con vitrales
y el alma de los metales
se refleja sobre un charco.

No es un güije, no es un poco
del alma de Peter Pan.
Yo creo más bien que es Van
Gogh que dejó de estar loco.
Pero tampoco. Tampoco
puede ser un gnomo inglés,
pues yo lo he visto al revés:
él tiene los puños grises
y dos o tres cicatrices
en el rubor de los pies.

¿Es acaso el habitante
de aquel plateado asteroide?
¿o el cascarón de un androide
con ínfulas de almirante?
Parece un bufón galante
¿Pero un bufón sin vihuela?
No es un fantasma, aunque vuela
cuando lo miro con ojos
de soñar, y encuentro rojos
su corazón y la suela
de su zapato que orina
sobre las márgenes rubias
de una fuente. Con las lluvias
retoña la clavellina
de su pie, se le ilumina
en el rostro alguna gota.
Es que tiene el alma rota
–alguien la estrujó una vez–.
Ya sé quién es, pero es
un ángel con una bota.

Tomado de: Huella, jul. 1990:5, Santa Clara.

[Ir a página 2... ]

Los amigos han comenzado a visitar nuestro sitio. Agracecemos sus opiniones y colaboraciones porque, con la crítica o el estímulo, este árbol de la décima continuará creciendo y viviendo en producción perennne.

El poeta villaclareño Juan Carlos Recio me dejó un mensaje en el blog Verbiclara, de mi amiga Amparo Ballester López, al ver la promoción de la tertulia de abril. Muchas gracias, Juan Carlos, espero tus colaboraciones. El comentario expresa: Juan C Recio 13-04-2010 - 21:50:21 GMT 1 Querida Mariana, que la décima en su árbol tenga los mejores frutos de este joven poeta: Sergio García Zamora. JC Recio

He recibido bonitas sorpresas de mi amiga Zenia Regalado, periodista residente en Pinar del Río. Primeramente, con motivo del Día de las Madres, nos envió una postal; ahora escribió un trabajo, en su blog, acerca de nuestra tertulia. En dicho trabajo ella incluye los objetivos del proyecto y, entre otras cosas, expresa:

En el sitio web La décima es un árbol se dan a conocer los intercambios de dicha tertulia, la cual tiene por sede el Museo de Artes Decorativas de Santa Clara, Villa Clara. El espacio es conducido por la poetisa e investigadora Mariana E. Pérez Pérez, integrante del grupo Cuba Ala Décima, un hermoso proyecto cultural que descubre, incluye y da participación desde su sencillo rincón en Alamar. Mariana tuvo la gentileza de citar nuestro blog -el Día de las madres- en su sitio web La décima es un árbol.

Aprovecho este espacio para agradecer a Zenia su gentileza. Con estos intercambios de mensajes y de información mediante la red, somos mejores personas y ayudamos a que la vida de los seres humanos deje de ser una batalla constante, y a que el planeta se convierta en un sitio de amor y felicidad. (18-5-2009)

Responder a: raesval50@yahoo.es
Para: Mariana Perez <marianaenriqueta@gmail.com>

Ramón Espino Valdés "Mongo Petaka" responde [15 diciembre] a un mensaje mío:

Querida paisana y prima porque yo también soy Pérez:

Estoy de acuerdo que nos podemos tutear y vamos a hablar a lo cubano. Ya entré al periódico Vanguardia de tu tierra y me gustó. Por supuesto que ahí mandaré muchas de mis obras para que se publiquen y muchos poetas de Villa Clara puedan tener comunicación conmigo en esta forma de expresión poética que se llama décima espinela.
Ahora te envío dos decimitas mías que compuse hace un tiempito cuando realicé una controversia poética por internet contra la marielita de Miami Violeta Romero. Cuídate mucho y te deseo un feliz fin de año con tu familia. Saludos afectuosos de Ramón. Chao.

“CON UN TRAJE DE PLUTÓN”

SIMPLE MITOLOGÍA

( 1 ) Cuando al palacio del Hades
fui con Caronte en su barca
tropecé con una parca
llena de calamidades.
Me hablaron de sus crueldades
Cronos, Perséfone y Rea,
y en tan oscura asamblea
te vi, Violeta Romero,
dándole un beso a Cervero
en su cola larga y fea.

( 2 ) Allí en los campos sombríos
no pudieron castigarme,
¿cómo iban a sancionarme
espíritus tan vacíos?
Con miles de versos míos
dormí a Zeus y a Poseidón,
a Caronte, el fanfarrón,
lo amarré de su velero
y escapé sobre Cervero
con un traje de Plutón.

Ramón Espino Valdés
Las Tunas, Cuba.

Desde Guatemala escribe el poeta Roberto Cifuentes Escobar:

<cifuentesrce@hotmail.com> 4 de diciembre de 2008 9:21

Felicitaciones Mariana por el nuevo sitio, contiene muy buena informaciòn sobre la dècima.

Fraternalmente
roberto

http://guatemala-en-decima.blogspot.com/

El querido amigo Modesto Caballero Ramos, Vice-Presidente del Grupo Cuba Ala Décima elogia nuestro trabajo:

kasike@cubarte.cult.cu> 3 de diciembre de 2008 17:40
Para: Mariana Pérez <marianaenriqueta@gmail.com>

Amiga, saludos, ya disfruté en compañía de Péglez tu excelente página. Te felicito, realmente es hermosa y enjundiosa a la vez. Dede el centro de la isla, es tu voz la más activa para nuestro movimiento de fortalecimiento de la décima. Un abrazo y saludos para tu adorable mamá, Modesto.

Ramón Espino Valdés, excelente poeta cubano que extiende su arte más allá de la Isla, firma y nos envía una décima muy simpática (pero, que conste, esa filóloga no era yo).

<raesval50@yahoo.es> 3 de diciembre de 2008 18:08
Responder a: raesval50@yahoo.es
Para: Mariana Perez <marianaenriqueta@gmail.com>

"Una paliza alfabética”

(1) Un piropo le lancé
a una joven de la sierra
que mientras viva en la tierra,
siempre la recordaré.
Tremendo susto llevé
pues realmente no sabía
que la chica que tenía
delante de mí, parada,
era experta licenciada
en Arte y Filología.

 

(2) Con mi frase extravagante
la muchacha se insultó
y después que meditó
díjome en forma aplastante:
Arcaico, Beligerante,
Capigorrón, Desalmado,
Energúmeno, Frustrado,
Gulungo, Hipócrita, Iluso,
Jume, Kincajú, Lechuzo,
Llueca, Marfuz, Neomalvado.

(3) Hizo una pausa y yo ya
iba rápido a marcharme,
pero tuve que pararme
cuando gritó Ñacundá,
Ogro, Perverso, Quiyá,
Ruin, Sucio, Terco, Ultravago,
Vil, Walk-over, Xilofago,
Yeyuno y Zarrapastroso,
fue el susto tan espantoso
que si no corro me…CAiGO.

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

ANTERIOR
SIGUIENTE