Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio

CONVERSANDO CON MILDRE

Por: Mariana Enriqueta Pérez Pérez

Conversar con Mildre Hernández Barrios, escritora para niños, resulta reconfortante porque sabemos que nos encontramos ante una persona comprometida con lo que escribe. Escribir para niños es un acto de gran responsabilidad, por eso quiero preguntarle a Mildre:

—¿Cuándo sentiste necesidad de comunicarte con los más pequeños? Cuéntanos un poco de tu evolución como escritora.

—Como toda necesidad espiritual, no se sabe nunca cuando es el comienzo. Ahora bien, si quieres fecha aproximada, más o menos a los 22 años. Ya no podía continuar leyéndome las cosas a mí misma, ni a mi familia que, aparte de no entender nada de lo que les leía, me acusaban de perder el tiempo escribiendo «poemitas» con tanto trabajo por hacer. Me acerqué entonces a la Casa de Cultura de Jatibonico, el pueblo donde vivía. La asesora literaria, con muchísima necesidad de que la evaluaran de Bien (Teniendo en cuenta de que la evaluación consistía en atraer a muchos principiantes al Taller Literario) me aceptó gustosa. En ese momento escribía poesía para adultos. Luego conocí al poeta Juan Manuel López (de Jatibonico), quien me ayudó considerablemente. Más tarde me incorporé al Taller Literario de Cabaiguán. Y entre los dos Talleres logré arreglar bastante mis bastantes desperfectos literarios. Mis poemas aparecieron por vez primera en la Antología Poesía espirituana y luego en Mis barcos nuevamente (Ediciones Luminaria, Sancti Spíritus), además de poemas que me publicaban en revistas provinciales. Ya en ese entonces había sido, varias veces, mención y premio de talleres. Escribí algunos textos para niños que a los amigos les parecieron «buenos» , y así fue como me motivé a conformar un cuaderno de poesía: Vuela una sombra y que fue premiado con el «Eliseo Diego», en 1997. Desde ese entonces no he dejado de escribir (para niños siempre).

—Mildre, Julia Calzadilla –reconocidísima escritora cubana– dice que tú sabes jugar, con lo cual estoy plenamente de acuerdo. ¿Cómo concibes lo lúdico en tu poesía?

—Escribir para niños requiere la misma dosis de disparates que de seriedad, a la hora de mostrarles el lado feo de la vida. Lo lúdico los acerca a la lectura, porque niño es sinónimo de juego y viceversa. Digamos que es un ardid para atraparlos en las historias, para tenerlos del lado de acá de la página, que es lo mismo decir: tenerlos de mi lado. No todos los escritores tienen ese amaño, pero eso no quiere decir que no puedan atraparlos. Lo lúdico es una forma más, no la única. ¿Cómo lo concibo? (lo consigo) ¡Ah! No lo sé. Quizás mi infancia no me fue suficiente, o quizás sea genético, pues a mis padres les gusta jugar con las palabras y las situaciones.

En Días de hechizo se aprecia una forma muy contemporánea de asumir la décima, aunque se respeta la estrofa tradicional, ¿Cómo logras ese equilibrio entre tradición y modernidad?

—Soy muy desequilibrada en casi todo, lo cual quiere decir que concentro mi equilibrio en lo que más me apasiona. Escribo décimas desde la misma edad que comencé a escribir poesía para adultos. El tiempo, entre las tantas cosas buenas que tiene, te ayuda a madurar en algo (al parecer a mí sólo me ha ayudado en madurar la décima). Tal vez nacer en el campo, escuchando casi todo en octosílabos, fue fundamental para mi obra poética.

Las cartas de amor poseen una gracia inigualable e introducen elementos tan actuales como el correo electrónico. Sin embargo, todas las historias se desarrollan a partir de animales (“bichos”). Desde hace algún tiempo, en la literatura para niños se rechaza un poco la presencia de animalitos (por el abuso que han hecho los malos escritores). ¿Consideras que los escritores para niños deben alejarse del mundo animal, o, por el contrario, deben retomarlo con un discurso diferente?

—Tú misma acabas de dar la respuesta. Debemos retomarlo de un modo diferente. Yo diría digno. Hay escritores que no han utilizado animales, y su obra no atrapa al público infantil. Creo que lo más importante es DECIR y decirlo bien. No interesa los personajes que se elijan. Los personajes siempre serán un pretexto para comunicarnos.

Imágenes: blog Cuba Ala Décima

CARTA DE AMOR # 1

Mi tojosita del monte
entre paréntesis loma.
Te escribo esta carta coma
que te llevará el sinsonte.
¿Quién soy?: un rinoceronte
que quiere pedir tu pata
Punto y seguido Que ingrata
esta distancia sin ti.
Dime, tojosa, que sí.
Te quiero coma y post data.

INVITADOS (11)

MILDRE HERNÁNDEZ BARRIOS

Foto: cortesía de Mildre Hernández

FICHA CURRICULAR

MILDRE HERNANDEZ BARRIOS (Sancti Spiritus, 1972) Poeta y narradora. Miembro de la UNEAC. Entre sus libros publicados están: Cuentos para dormir a un elefante (Premio Pinos Nuevos, 1999), Ed. Gente Nueva, 2000. Noticias de brujas (Premio Abril de poesía para niños, 2002), Ed. Abril, 2004. Cartas celestes (Premio Abril de poesía para jóvenes, 2002 y La Rosa Blanca, 2004), Ed. Abril, 2004. Cartas de un buzón enamorado (Premio Abril de poesía para niños, 2005), Ed. Abril, 2008. El mundo de plastilina (Premio Regino Boti de literatura para niños, 2006), Ed. El Mar y la Montaña, 2007. Es raro ser niña (novela), Ed. Cauce, 2008. Su libro Recetas de cocina de una gallina fue premiada en el concurso Hermanos Loynaz, 2009.

¿DECLARACION?

Mi adorada palolo
lomita vine a dede
decirte que quiero
que nonos casemos tú y yo.
Si el pi pitirre voló
tú me das tu cu tu cu
tu cuarto y ya tú tú tú
verás paloma de mial
de mialma que tu nidal
te lo cuidaré mu mu…

DESENCANTO

Querridísimo, lo sianto,
perro no he entendido nada.
Estarré una temporrada
en unas clasés de canto.
Excuse moi por tu llanto.
Mercí bocú* por la esperra.
¿Querrerte? ¡Cuánto quisierra!
perro tengo comprrromiso:
un apagsionado errizo,
que me da lengua…. extranjerra.

*Mercí beaucoup.

CARTA DE AMOR # 2

Entre comillas Querido,
tu propuesta me sonroja.
Pongo al dorso de esta hoja
mi temor Punto y seguido.
Es que me preocupa el nido
–tan frágil para tu peso–
Cierro comillas Por eso
no quiero darte ilusión.
Tres signos de exclamación.
Abro corchetes Un beso.

CARTA DE AMOR # 3

Abro paréntesis Hola.
Tu carta me ha entristecido.
¿Y sabes qué? No he dormido
de saberte lejos, sola,
tan frágil de pico y cola,
y yo así, tan gordiflón.
Te dejo mi dirección
hasta que baje de peso.
Escríbeme, amor. Un beso.
rino arroba punto com.

CARTA DE AMOR # 4

Mi rinoceronte Punto
El servidor está roto,
pero en esta hoja de loto
te mando un abrazo adjunto.
Espera un correo. ¿Asunto?:
que te olvides de tu peso.
Quiero, mi rino, por eso,
que des clic derecho en mi alma
tojosita arroba palma
punto ce ú
… otro beso.

Continúa en la página 2

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

Siguiente