Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio
DANIEL SANTOS: ENCUENTROS, ENIGMAS, ALELOS…

Por: Mariana Enriqueta Pérez Pérez

He invitado al poeta Daniel Santos porque ya merece reconocimiento dentro de la décima en nuestra región. Pienso que le servirá de estímulo para continuar perfeccionando su obra y que terminará el proyecto de libro que me entregó para esta ocasión.
Por tratarse de un libro en desarrollo, el cual parece no tener título aún, nada de lo que exprese aquí sobre él será definitivo; aún así, creo merece que se analice con justeza lo escrito hasta ahora por el poeta.
El cuaderno se divide en dos partes de cinco poemas cada una: equilibrio perfecto. La primera se nombra «Luz en medio de una batalla», la segunda, «Presiento un final se acerca». Lo que se evidencia después de leer los diez poemas —con un total de ventitrés estrofas— es que existen dos miradas: un hombre de dos rostros opuestos —como el dios Jano—, parado al centro, valora su vida hacia atrás (la infancia) y hacia delante (el futuro).
Aún con las imperfecciones lógicas de un producto no terminado, se advierte una poesía potente y sentida, con esencia humana y visión cristiana, que se materializan mediante signos validados por la tradición.
Como todo aquel que se halla en un camino de búsqueda permanente, el protagonista poemático se plantea dudas, interrogantes, que todavía carecen de respuesta. De hecho, la última décima, titulada precisamente «Interrogante», nos deja como saldo la clásica pregunta de la humanidad: ¿hacia dónde vamos?

Y al final de la existencia
¿qué resta de lo que fue?
Solo una llama. La fe
se hace más fuerte en la ausencia.
¿Dónde está la transparencia
de tu lenguaje? Tenerte 
¿aún podré? ¿Vendrá la muerte
a detener mi camino?
¿Quién lo decide?¿Es destino?
¿aleph, oráculo, suerte?

¿Con quién dialoga el sujeto lírico? ¿Quién es esa segunda persona? ¿Un amor? ¿Dios? ¿El hombre hablando consigo mismo, buscándose? Los propios títulos de los cinco poemas, en la segunda parte, ofrecen algunas claves de esa indagación; el sujeto va por un camino en el que encuentra: «Alelos» (algo paralelo de sí mismo con distintas formas), así como «Enigmas» y «Contradicción»; luego, cuando presiente el final, mira su vida y hace «Confesiones», pero, al no encontrar respuestas, se queda con la «Interrogante».

Daniel trabaja exclusivamente con la espinela. Mantiene un tono alto y un lirismo fluido que, a veces, principalmente en la primera parte, asume la herencia naboriana. Por ejemplo, la primera del cuaderno, titulada «Encuentro», cuya primera redondilla dice:

Se aleja el niño que un sueño
dibujó sobre mis ojos
ansias dispersas, antojos
de su ilusión me hace dueño.

Igualmente, en los últimos seis versos de la segunda estrofa:

Una sonrisa persigo
veloz, como aquella infancia
¿Qué colores?, ¿Qué fragancia
en cada sueño me sellas? 
¿Vendrán de nuevo tus huellas
a disipar la distancia?

O la sextilla final de la décima II en «Donde la luz es más pura» que, debe decirse, tiene un final bellísimo:

El tiempo se difumina
¿Dónde irá?, ¿Por quién espero?
su voz, mitad agorero
llega, pero ya no es
niño que juega y después
se va por otro sendero.

Sería recomendable que el poeta diera crédito a los autores de los versos glosados, con lo cual respetaría sus derechos y los lectores estaríamos más informados para interpretar el mensaje. [Durante la tertulia nos informa que los versos pertenecen al poeta cubano Waldo González].

Como dije antes, el cuaderno se encuentra sujeto a cambios, de modo que no es preciso extenderse en detalles, los dejaremos para cuando se encuentre publicado. Solo me resta decir que Daniel Santos penetra con imágenes, a través de dudas y enigmas, la herencia de sus antecesores, con la certeza de que va a encontrar los genes alelomorfos de la gran familia  decimista cubana.

ENCUENTRO
I
Se aleja el niño que un sueño
dibujó sobre mis ojos
ansias dispersas, antojos
de su ilusión me hace dueño.
¿Dónde se fugó el pequeño
cómplice de la premura?
Llama magnífica, pura
luz inocente, liviana
tu cirio está en mi ventana
bordándome la ternura.
II
Crece mi aliento contigo
lucero que la neblina
opaca y luego se inclina
cuando le ofreces abrigo.
Una sonrisa persigo
veloz, como aquella infancia
¿Qué colores?, ¿Qué fragancia
en cada sueño me sellas? 
¿Vendrán de nuevo tus huellas
a disipar la distancia?
INVITADOS (39)
DANIEL SANTOS VIERA
daniel_santos
Daniel Santos en la tertulia (19-4-2013)
FICHA CURRICULAR
Daniel Santos Viera (Sagua la Grande, 1970). Poeta y narrador. Graduado de Promoción Cultural. Estudia Licenciatura en Bibliotecología y Ciencias de la Información (Universidad Central Marta Abreu de Las Villas). Se desempeña como Promotor de Cine del municipio Cifuentes. Ha sido premiado en eventos municipales y provinciales de talleres literarios, así como concursos provinciales «Ramón Roa» y «Limendoux». En los Juegos Florales 2008 de la Casa Canaria «Leonor Pérez» obtuvo el Tercer Premio.
DÉCIMAS
ALELOS

I
Dama con nívea figura
capullo no, filigrana
con tu esencia, la mañana
proyecta una luz más pura.
Un instante. ¿Quién procura
opacar tu transparencia?
En el cáliz de la ausencia,
Bebo un oporto que tuve
unido a ti, solo estuve
masticando la inocencia.

II
Regresas. Aliento, vida
nace de tu luz. ¿Qué signo
te ciñe? No me resigno.
Dialogas. No existe brida.
Limpia flor amanecida
princesa. Nuevo linaje
transformas en cada viaje
por mi piel. Ella te implora
y al fin me salva la aurora
más temprana de tu oleaje.

III
Muchacha de iris disperso
al contemplar tu cintura
la más hermosa cultura
armoniza con mi verso.
Una luz. El universo
se fragmenta. Somos dos
alelos. Un solo Dios
nos une. Nos eterniza
se va mi vida. Agoniza
y resucita en tu voz.

INTERROGANTE

Y al final de la existencia
¿qué resta de lo que fue?
Solo una llama. La fe
Se hace más fuerte en la ausencia.
¿Dónde está la transparencia,
De tu lenguaje? tenerte 
¿Aún podré? ¿Vendrá la muerte
A detener mi camino?
 ¿Quién lo decide? ¿es destino?
¿aleph, oráculo, suerte?

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

Anterior ...... Siguiente