Mensajes ||Homenajes | Museo | Debate | Invitados | Noticias |Catálogo Rimado | Los Orígenes |Libros |Lecturas |Improvisación |Inicio

Catálogo rimado
Año 6 - Nº 69, 17 de mayo de 2013

DÉCIMA ESCRITA
LA SALIVA QUE SE ESCONDE
Por: Leonardo Albeo Valdés
Ferrer

¡Que arte! Para escupir
paga caro quien escupe.
Sin dinero, nunca supe
que eso pudiese ocurrir.
Al arte suele agredir
la saliva que se esconde
en un hueco. Le responde
el arte —boca de un pez—
cuando expectora otra vez
y quien sabe ahora dónde.

 

FRAGANCIAS PARA DULCE MARÍA LOYNAZ
Por: Mariana E. Pérez Pérez
¿Quién imaginó a esta dama
—que a los ángeles rindiera—
situando la escupidera
junto a los pies de la cama?
Dulce un bálsamo derrama
por la mansión y las cosas;
enciende visiones, rosas
del Jardín. Perfecto idilio:
embellece al utencilio
con las aguas olorosas.
ÚTIL Y REPULSIVO
Por: Eloísa font Ortega
Aunque sea de porcelana
me repugna ese artefacto,
llévenselo en el acto.
¿Qué lo quiero? ¡Ni en jarana!
Y tampoco la ventana
que se use para escupir.
A algún lugar debes ir…
Aunque una crisis severa
requiere una escupidera
¿qué voy a hacer? Sonreír.
JUEGO DE PELOTA
(SIN ESCUPIDERA)
Por: Mariana E. Pérez Pérez
El pitcher escupe, gira…
Al bateador emergente
le asquea el gesto indecente
de aquel: explota de ira,
mueve su bate, suspira,
y al ampaya desespera.
El lanzador dondequiera
escupe, horrible manía.
(Si yo pudiese, pondría
junto a él la escupidera).

escupidera_detalle

escupidera

escupidera2

VERSIÓN DE LAS PALABRAS DE PRESENTACIÓN
Jesús Llorens León

¿Saben lo que les traigo? Es una escupidera. Una escupidera bastante elegante. Se supone que sea francesa y de la segunda mitad del siglo XIX, por las características de la forma y la pintura hecha a mano sobre la porcelana.
Las escupideras, también llamadas «salivaderas», eran recipientes de loza, metal, madera, hojalata, cristal, hierro u otros materiales, que se tilizaban en las casas, y fundamentalmente en los bares, para escupir resíduos de tabaco o vino y evitar ensuciar el suelo. La civilidad fue gradualmente erradicando el uso de estas vasijas; los descubrimientos médicos, así como las grandes epidemias que asolaron a la humanidad jugaron un factor determinante, pues se comenzó a tomar conciencia sobre la importancia de la higiene para la salud y se comenzaron a rechazar las escupideras por el carácter altamente infeccioso y contagioso de su contenido.

En la actualidad son buscadas por coleccionistas e investigadas por estudiosos, pues de estos grotescos objetos utilitarios (este no me parece que sea tan grotesco, aunque eso haya sido su origen) afamadas fábricas del mundo crearon magníficas obras de arte en diversos materiales, y en el presente se exhiben en hogares y museos.El ejemplar que hoy se muestra está en exposición permanente en nuestra institución (y esto da la idea de que no es tan grotesco). Llama la atención el diseño peculiar y poco convencional que presenta. No obstante el uso tan desagradable de este recipiente, al parecer existen quienes no comparten la idea de erradicarlo, tal es el caso de Antonio García Gómez, escritor español contemporáneo, quien escribió un artículo muy simpático sobre las escupideras. (Esto fue lo que escribió la Especialista Lilian Hernández, quien hizo la investigación). (Continúa...)

CARACTERÍSTICAS DE LA PIEZA

MANIFESTACIÓN: Cerámica
DENOMINACIÓN: Escupidera
ÉPOCA: siglo XIX
ALTO: 12 cm
ANCHO: 24 cm
PROFUNDIDAD: 21 cm
MATERIAL: Porcelana
COLOR: Policromado
DECORACIÓN: Motivos florales
PROCEDENCIA: Compra. Colección de Dulce María Loynaz (poetisa cubana).
Fotos: Leonardo A. Valdés
Investigación: Lilian Hernández
Edición y diseño: Mariana Enriqueta Pérez Pérez
...CONTINUACIÓN

Yo les puedo decir, además, que había escupideras para el diario, eran menos trabajadas, un poquito más burdas, casi siempre de metal, a veces las vemos en películas del Oeste. Nos parece muy asqueroso, pero también lo es el cenicero, ellos (las personas de esa época) mascaban tabaco y esa mascada la echaban ahí, además de que echaban otras cosas (...) Las dueñas de casa los usaban como objetos decorativos y también, usualmente, los llenaban con aguas perfumadas para mantener las habitaciones olorosas. No obstante, si el dueño de casa quería echar ahí la mascada, para eso estaban los sirvientes y los esclavos que se encargaban de limpiarla después, así que ellos no tenían ni que molestarse en este asunto.

CUENTOS DE LA MADRUGADA
¿DESPERSONALIZACIÓN?
Cambiada la percepción de sí,
se es otro en uno mismo...
Ciencia y Poesía lo comprenden.
Por: Mérida Canto Alba

La madrugada me espera
—esta vez no sonriente—
pues algo sin precedente
ocurrió a la escupidera,
quien niega ser lo que era
y basa esta convicción
en la unánime opinión
con que cada visitante
señala muy discrepante
su imagen con su función.

A tenor de la experiencia
en relación con el tema,
está alterado el esquema
corporal y, como esencia,
por toma de la conciencia
se ve otra en el entorno,
sin funciones de bochorno,
orificio, cenicero,
y se percibe florero,
nacida para el adorno.

©2008 Mariana Pérez y Museo de Artes Decorativas. Santa Clara. Villa Clara. Cuba. Contactos Museo: Tel. (53) (42) 20 5368

Anterior ...... Siguiente